ART, INTERVIEWS, PHOTOGRAPHY

MIGUEL SOUSA, sobriedad punk

Conocí a Miguel en una discoteca, de madrugada, en invierno. Me acuerdo porque yo llevaba medias, un vestido de lana y el pelo corto para que no se me quedara […]

Conocí a Miguel en una discoteca, de madrugada, en invierno.
Me acuerdo porque yo llevaba medias, un vestido de lana y el pelo corto para que no se me quedara pillado en la bufanda. El me hizo una foto y yo también. En la suya salí con la cabeza cortada. En la mía, ni salía. Decidimos volver a vernos. Dice de su obra que es “vulgar”. Yo no estoy de acuerdo. Sus fotografías son una deliciosa lección de sobriedad brutal y directa.

En qué momento decidiste dedicarte a esto.
Ya en las excursiones de la escuela me llevaba cámaras desechables, recuerdo que una vez abrí una en un acuario y velé todo el carrete; el profe me dijo mientras se reía que jamás sería fotógrafo. Luego en el bachillerato (hice el bachiller de arte), conocí a unos chavales que hacían parkour y que se hacían los videos y las fotos. Empecé a salir mucho con ellos y dije: “Yo también quiero hacer vídeos.” Me puse a grabar y a fotografiar a mis colegas. Más adelante, viendo un documental sobre Enrique Meneses y al ver las fotos de Fidel Castro y toda esa peña en el monte, decidí que quería ser fotógrafo. Poco después empecé un ciclo superior de fotografía pero lo dejé en el segundo año. No estoy concebido para la Escuela.


Te gustaría sacar un libro?
Estoy en ello. Tenía la mitad hecha y lo perdí todo. Será como un diario, más bien abstracto, como una fusión de todo lo que creo, ya que tendrá fotos personales que no subí a ningún lado, fotos de chicas, de fiesta…


Las fotos de chicas se te dan muy bien. Consigues una intimidad cruda y frágil. Es algo que realmente disfrutas, verdad?
Las sesiones con chicas las hago principalmente por el dinero. Estuve con una modelo hace años y me metió en la cabeza que la pasta está en la moda. Aprendí con ella y ahora es lo que la gente más conoce de mi trabajo. Aunque últimamente sólo hago sesiones con chicas que realmente me apetece fotografiar. También es divertido. Como dices: hay una intimidad allí y te dejan ver algo que no le dejan ver a todo el mundo. Tú se lo enseñas al mundo desde tu perspectiva y la suya. Me lo paso muy bien, conozco a gente de puta madre y muchos de los trabajos que tuve fueron gracias a chicas que fotografié. Aún así la gente tiene una idea muy equivocada. Es lo típico que te dicen: “Tío, que envidia. Todo el día con chicas sin ropa delante.” Se creen que es súper guay, pero puede llegar a ser un coñazo en verdad, porque te lo pasas genial sacando fotos durante dos horas, pero tú sabes cuántas horas hay que estar editando y seleccionando  entre 400 fotos, viendo la misma cara?

Pues no hagas tantas.
Es que si no las hago no salen tantas fotos buenas. Yo no soy ningún maestro.

 

Algunas de estas fotos han sido publicadas en revistas.
Pocas veces, la verdad. Pero eso irá subiendo.

Planes?
A lo mejor me voy a Holanda. Quiero ir para pillar un ciego guapo y hacer fotos del vacilón, tal vez tomas para algún videoclip. También me gustaría volver a Cuba. Por ahora sigo el trabajo de otra gente, hago contactos trabajando en fiestas. En una de mis exposiciones conocí a un médico que trabaja en una organización de cirugía facial para niños en la India, me interesan ese tipo de conexiones.


Qué tal lo de las fiestas?
Es guay. Está bien porque me pagan. Pero es un trabajo que podría hacer en media hora y tengo que estar allí toda la noche. Sólo me gusta beber en mi trabajo si soy mi propio jefe. De hecho suelo pillarme pedos bastante considerables y luego veo los vídeos y pienso: “Cómo se te ocurrió grabar todo esto?”. Hace poco, bebí del vaso de un colega que llevaba ecstasy. Yo estaba muerto de sueño y de repente me di cuenta. Me tuve que tomar una Coca Cola y seguir grabando con una Steadicam de esas que pesan una burrada. Aunque esté ciego trabajo igual, a veces incluso mejor – dice sonriendo.


Un día normal.
Si no tengo que salir a hacer fotos, veo Padre de familia, edito, me fumo un canuto, me tiro la tarde con los colegas, vida millenial. A parte, aunque solo esté tres días a la semana trabajando fuera, el tiempo dedicado en casa es enorme. Pero soy muy de estar en casa. Por eso se me da bien ahorrar. Sólo gasto en comida.


No lo compartes todo.
No. Voy juntando todo mi trabajo del mes en un álbum. Según lo que trabaje comparto más o menos fotos. Lo que pasa es que hay cosas que no me apetece enseñar. Instagram es un lugar dónde ofrezco un servicio, por ejemplo, hacerte un shoot o cubrir tu evento. Todo lo que hago es gracias a esa plataforma ya que es dónde me ve la gente que me interesa que me vea.


Cuál es tu mejor recuerdo de sesión.
Me encanta sacar fotos a mis amigos haciendo piezas (grafitis). Recuerdo que solíamos estar en medio de la nada, caminando por la autopista, sin que pasara ningún coche, agachándonos cada vez que veíamos sirenas. Eso provoca una sensación que te hincha el pecho, una mezcla de euforia y estado de alerta, casi miedo. Al ver esas fotos, sentí que era mi primer trabajo serio.

Volviste a sentir esta adrenalina?
No, no lo volví a sentir. Y creo que no lo podría sentir sin volver a ello.

Cuáles son las fotos de las que estés mas orgulloso?
Saca una caja con fotografías impresas en grande y pequeño formato.
Están las del río, otras que hicimos haciendo posar a la gente delante de una sábana blanca en la calle, la sesión con Alba y Claudia. Esta es mirando a los trenes y pasó una furgoneta. Vemos varios retratos. Este es mi camello. Este es de la Palmilla. El barrio es mi zona de confort.

Cuando te conocí, estabas retratando la noche malagueña con tu cámara analógica. Cómo llevas este proyecto?
Sigo en ello, será una serie de fotos muy aleatoria.


Qué es lo que te gusta de la fotografía analógica?
Me gusta sentir que lo haces a mano, la estética y el hecho de renunciar a lo puntero. Además es como la Navidad cada vez que ves el resultado, o revelas un carrete.

Las revelas tu mismo?
En la escuela sí, pero ahora prefiero que me las revelen. A Robert Capa se lo hacían.


Tu luz favorita?
Suelo trabajar con flash, pero si es luz natural: por la mañana. Lo ideal es un día nublado, así no importa la hora. Las nubes hacen de filtro y se quitan las sombras feas.

Describe tus imágenes como si fuera comida.
Sería cómo un menú más que una comida: primero algo súper contundente, y después un batido de vainilla.

Ahora, cómo si fuera música.
Algo punk. Yo intento ser muy punky en todo lo que hago. Pero es que con las chicas no puedo hacerlo tanto, o no todo el rato. Cuando edito ese tipo de fotos es más indie. Pero un indie super indie 🙂 Tengo una lista: http://bit.ly/2xtksz1


Hablando de editar con música, estás considerando profundizar esto?
Si, voy a hacer un curso de After Effects, comprarme una cámara buena y hacer video clips.

Heroes?
Si hablamos de héroes pienso en mi bisabuelo, que cagó durante tres meses en el mismo caldero en el que le daban de comer por luchar en lo que creía.

Así como referentes estéticos te podría decir Terry Richardson, Nastia o Emanuel Ferrari. No influyen en mi manera de hacer fotos directamente, sino en lo de buscar lo original y conseguir ese equilibrio tan difícil entre técnica y personalidad. Quiero experimentar un montón de cosas con la fotografía. Sobre todo con las chicas ya que es cuando me puedo permitir hacer lo que quiera. Alguna vez pruebo cosas y veo que alguna gente a la que admiro también lo hizo, entonces pienso que no voy tan mal encaminado.


Cuándo decides salir sin cámara?
A veces me llevo esta que es con la que te saqué la foto, que salió mal, porque no la sabía usar, y estaba borracho. Pero últimamente sólo me la llevo al curro.

Qué quieres?
Por ahora sólo pasarlo bien, vivir aventuras de esas que dan ganas de cambiar el mundo y orientarme hacia el periodismo. Fotografías que tengan poder. Antes pensaba que las imágenes no lo tenían, pero al investigar me di cuenta de que sí.
Y otra cosa: dinero. Esa es la primera parte del plan. Financiar mi propia carrera profesional.


Como ves la fotografía del futuro?
La fotografía seguirá siendo un proceso. Como dijo Sebastiao Salgado: “En Instagram no hay fotos, hay imágenes.” La fotografía está en el papel y aunque se distancie cada vez más de la imagen, nunca dejará de existir del todo.

Frase de despedida.
Free the nipple y muchas gracias!

***

Portfolio: http://miguelsousafoto.tumblr.com
Instagram: @miguelsousaf

Article: all images © Miguel Sousa, interviewed by Melarise

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *